¿Quién es la tía veneno? ¡Seguro la conoces y ni lo sabías!

Todos tenemos una tía veneno cerca de nuestra casa, el trabajo o de donde estudiamos. Su comida es buena, rica, barata y bien peruana. ¿Ya comiste sus delicias?

“Tía veneno”, ese es el nombre que se le da a las vendedoras ambulantes de los populosos barrios de Lima. Se podría decir que ellas son las reinas del sabor en las esquinas. Ellas nos ofrecen los más  exquisitos platos y con un precio al alcance del bolsillo (desde un sol); y sobre

La mayoría de nosotros ha llegado a esos puntos, lugarcitos donde podemos satisfacer nuestros gustos más exquisitos. Las podemos encontrar a la vuelta de la esquina, a la salida del instituto o universidad, cerca de los mercaditos del barrio, o en la puerta del trabajo, etc.

En Surquillo…

Cerquita a conocidos canales de televisión tenemos una tía veneno que prepara suculentos desayunos a base de maca, quinua, avena, cafecito de Chanchamayo, jugos y pan con diversas opciones, hasta pan con pescado, todo por un solcito.

Si nos vamos por La Victoria

Por la Vía Expresa, encontramos a otra tía veneno con más de cuarenta años de experiencia, esta es chinchana y nos deleita con sus ricos tamales, chicharrones, carapulcra y por supuesto, una suculenta sopa seca.

Por El Callao

Al otro lado, más allacito, en El Callao, podemos disfrutar de las delicias de la reina de los combinados, el popular siete colores, este arcoíris de sabores nos presenta algunos de los más representativos platos  de nuestro país, tenemos los ricos tallarines rojos, cau cau, papa a la huncaína, chanfainita, arroz con pollo, ocopa y no podía faltar su respectivo ceviche.

Las tías veneno ofrecen platos variados para ti

Otros platillos que podemos degustar en estos puestos son las ricas hamburguesas de pollo o carne con su huevito frito montado y toda la variedad de cremas que te puedas imaginar, lo mismo para la salchipapa o el crocante pollo broaster. No podemos dejar de lado los típicos y deliciosos anticuchos con rachi, acompañados de su papita sancochada, su choclito y su ají de huacatay, entre otros platos riquísimos.

Puede ser que estas “tías veneno” no concursen en Mistura, o quizá sí, pero de lo que no cabe duda, es del favor que le hacemos a nuestro paladar al darle a probar los platos de estas bendecidas manos. También hay que tener en cuenta que siempre podremos pedir su yapita, para quedar totalmente satisfechos. Así es que, ya saben, busquemos a la “tía veneno”, rico, barato y bien taypá.

Soy profesora especializada en Lengua y Literatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *